miércoles, 10 de marzo de 2010

Política Territorial destina 1,5 millones de euros para las obras de instalación del ascensor del Barrio de San Julián en Teruel

9.3.2010.
 

Permitirá crear "un nuevo espacio de relación" entre esta zona y el centro histórico que quedarán conectados

El Consejo de Gobierno, ha aprobado hoy, el convenio de colaboración entre el Departamento de Política Territorial, Justicia e Interior del Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Teruel para las obras de instalación de un ascensor en el Barrio de San Julián que facilite la conexión con el Centro Histórico de la capital turolense. Un proyecto muy demandado por los ciudadanos.

En virtud de este acuerdo, el Gobierno de Aragón destinará, con cargo al programa de Política Territorial,  un total de 1.5 millones de euros a lo largo del presente ejercicio y el del 2011. El Ayuntamiento de Teruel será el encargado de la contratación, adjudicación y ejecución de las inversiones contempladas en este convenio.

El elevador permitirá crear "un nuevo espacio de relación" entre estas dos zonas de la ciudad, además de salvar el desnivel entre las calles Rosario y Jardinera, según el proyecto del larquitecto Joaquín Andrés Rubio, ganador del concurso de ideas convocado por la Sociedad Urban Teruel con la financiación del Departamento de Política Territorial, Justicia e Interior.

 

El proyecto Atalaya propone, inspirándose en las torres mudéjares Patrimonio de la Humanidad, la creación de una nueva torre que alojará dos ascensores y una escalera peatonal y una pasarela horizontal que conectará con la plaza de acceso a la estación de autobuses, además de un mirador sobre el paisaje, y que a nivel formal resumen en un mismo elemento la tradición de torres y puentes que caracterizan a la ciudad de Teruel.

 

Además, las plazas que se generan tanto a nivel del Centro Histórico (en el acceso a la estación de autobuses), como sobre todo la nueva plaza a nivel del barrio de San Julián, permiten articular una red de espacios libres que conecta las plazas peatonales del Centro Histórico con el mismo corazón del barrio de San Julián, y permiten  dotar a este barrio de un nuevo espacio de relación, que no abundan en un barrio con una estructura tan densa como es el de San Julián.

 

 

En cuanto al material con el que se confecciona  la torre, exteriormente es un muro cortina de planchas de acero corten perforado, anclado a la cara exterior de la escalera y a elementos del núcleo interior que vuelan a partir de éste. La caja de ascensores es transparente, al igual que las cabinas (con capacidad de ocho personas cada una), permitiendo la observación del exterior durante el recorrido. La pasarela superior es una viga triangulada que muestra su estructura al exterior, con cubierta de zinc y protegida en el  interior con placas de vidrio.