lunes, 8 de marzo de 2010

Los empresarios de Teruel consideran muy positivo para la economía de la zona el Vertedero de Celadas

6.3.2010.

 


En Aragón Liberal

Crearía 13 puestos de trabajo directo, además de incentivar la economía de ocho comarcas Carlos Mor: "No podemos estar ahuyentado al empresario, porque si no invierte hoy aquí, lo hará mañana en otro lugar con la consiguiente pérdida de riqueza y empleo para nuestra provincia"
  

05.-Mar.-10.- Las organizaciones empresariales turolenses han mostrado su apoyo a la instalación del vertedero de Celadas, por considerar que tanto a nivel social como empresarial puede aportar numerosos beneficios económicos. 


     Para el presidente de CEOE Teruel, Carlos Mor, la construcción de este centro de eliminación de residuos industriales no tóxicos va a permitir generar riqueza y empleo. "Se crearán trece puestos de trabajo directos gracias a una inversión de más de 35 millones de euros para la construcción y explotación de las instalaciones durante 25 años. Además dará servicio a ocho comarcas aragonesas".


     Mor ha añadido, que este vertedero supondría reforzar la economía de la zona, "siempre y cuando cumpla con todos los requisitos medioambientales exigidos".


     El presidente ha recalcado que según la información de la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, no se van a tratar residuos peligrosos, sino todos aquellos que generan las empresas y que van a recibir un tratamiento de eliminación más avanzado, ya que van a fomentar un mejor aprovechamiento de los materiales. "Si la instalación va a generar puestos de trabajo y riqueza consideramos entonces que es un buen proyecto porque además abaratará costes. Nuestros empresarios no van a tener que pagar 30 millones de euros para transportar los residuos a otra ciudad".


     Mor por último ha lamentado que se haya suscitado tanta polémica por este proyecto empresarial que lo único que va a traer es empleo. "No podemos estar echando por tierra siempre proyectos de futuro porque al final lo que conseguimos es ahuyentar al empresario, y si no le dejamos invertir aquí lo va a hacer en otro lugar y eso significa grandes pérdidas para nuestra provincia".


     Las instalaciones incluyen un vertedero, que se planea ejecutar en fases, con celdas independientes para la eliminación de residuos orgánicos e inorgánicos. Estará dotado de las más modernas tecnologías, como un sistema de georreferenciación y modelos 3 D, para conocer la situación exacta de los vertidos. Una red piezómetrica controlará la contaminación a las aguas subterráneas.  

La instalación contará además con una planta de tratamiento de lixiviados. Dispondrá de red de recogida de pluviales y lixiviados con sus correspondientes balsas de recepción. Contarán con una zona de servicios, separada de la zona de gestión donde se encuentran el edificio de control y de explotación.  

Las instalaciones contienen una serie de mejoras medioambientales como un aula de sensibilización y sistemas bioclimáticos de acumulación solar para calefacción y agua caliente en el edificio de control. El proyecto se encuentra en la actualidad en el proceso de evaluación de impacto ambiental, en el que se analiza que el proyecto sea técnica, ambiental y socialmente sostenible.