lunes, 15 de febrero de 2010

12.700 personas han participado en el programa “Clima y Naturaleza” de Caja Inmaculada, Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos y Gobierno de Aragón

15.2.2010.

 


En Aragón Liberal

El 48% de los participantes son alumnos de Primaria y de la ESO de Zaragoza (61%), Huesca (21%) y Teruel (18%)

Desde 2001, Caja Inmaculada ha aportado al programa 340.000 euros

12.700 personas han participado en las nueve ediciones del programa de educación ambiental "Clima y Naturaleza", que realizan Caja Inmaculada, la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos y el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón desde 2001; de esta cifra, 6.100 (48%) son alumnos de centros de Zaragoza, Huesca y Teruel. En estos años, CAI ha aportado 340.000 euros para desarrollar este programa.

"Clima y Naturaleza" es un programa de educación y sensibilización ambiental para ayudar a comprender los riesgos y consecuencias del cambio climático.

Tiene dos tipos de actividades:

· "Conoce la Naturaleza de Aragón", que trata principalmente aspectos relacionados con el cambio climático y la conservación de la biodiversidad. Se dirige a alumnos de 5º y 6º de Primaria y 1º y 2º de la ESO, y a adultos, preferentemente a asociaciones de tercera edad y mujeres del mundo rural. Consiste en estancias educativas de dos y tres días de duración en la comarca de Sobrarbe.

Desde 2001 han asistido 6.100 alumnos en 159 grupos (61% de Zaragoza, 21% de Huesca y 18% de Teruel) y 700 adultos, cifra muy alta si se tiene en cuenta que el programa se abrió a personas mayores en 2004.

· "Nuestro Clima es Cosa de Todos": comprende un conjunto de acciones destinadas a sensibilizar a la población aragonesa y principalmente pirenaica en la lucha contra el cambio climático, mediante festivales (Climátic festival), talleres, seminarios, conferencias, exposiciones, actuaciones teatrales y ciclos de cinefórum. Hasta ahora han participado 5.900 personas.

 Los responsables del programa destacan los logros de la campaña en sus distintas vertientes: en el plano educativo se ha conseguido mejorar el conocimiento del fenómeno del cambio climático y aumentar el nivel de conciencia entre participantes y educadores. La actividad ha permitido también la reapertura y aumento del funcionamiento de la Escuela Hogar de Boltaña. Asimismo, el programa sirve para contribuir al desarrollo rural, incentivando la economía local de museos, restaurantes y hoteles de la comarca del Sobrarbe, además de fomentar el empleo (personal del programa y servicios que dependen del mismo). Por otra parte, se ha conseguido que numerosos ayuntamientos, empresas y particulares se planteen proyectos de energías limpias, como calefacciones por biomasa, huertos solares o filtros verdes.