martes, 1 de enero de 2008

Balance político en Aragón:Calma chicha.

Aragón Liberal. 1.1.2008. Mientras que en España, el balance político es compulsivo, con dos grandes frentes, uno constitucional y otro "por el cambio y el progreso"... diríamos que revolucionario... en Aragón no parece que eso altere el clima político. No hay crispación sino más de lo mismo.



Balance político. Aragón calma chicha. España crispación.

Por: Federico Rodríguez



Se puede decir que lo único nuevo bajo en sol en Aragón ha sido el descalabro político de la CHA, sobre todo en el Ayuntamiento de Zaragoza. Se les ha pasado factura a unos "casi talibanes" de la política que, con una minoría real, dictaron durante cuatro años la política municipal de Belloch.


Una novedad. Con el PAR en todas las instituciones, la paz "romana" ha llegado también al Ayuntamiento zaragozano. Y, con un nuevo modo de hacer política, Buesa ha mostrado que está más por la carrera de fondo: los pactos de gobernabilidad dando tajada al programa popular deberían valorarse por el electorado popular. Se hace una oposición constructiva en bien de la ciudad. ¿Lo verán así los votantes populares?


Un nuevo partido de ámbito nacional, el partido de Rosa Díez, se presenta como alternativa política a un PSOE virado a la izquierda radical. El verdadero socialismo democrático y constitucional, UPyD, es una alternativa para los demócratas que quieran eliminar la crispación introducida por Zapatero en la escena política. Si hay que volver a los grandes consensos, Rosa Díez es un nombre a tener en cuenta. ¿Será también verdad en Aragón, o sólo en el País Vasco, Cataluña y Madrid esa alternativa se hará fuerte?


Lo que es claro, y lo dicen todos los analistas. Con Zapatero seguirá habiendo más crispación y su programa, imparable salvo en las urnas, nos llevará a una división interna cada vez mayor, al riesgo del pacto definitivo con los violentos, a la imposición de medidas antidemocráticas, a la persecución paulatina de la libertad de expresión.


Este año será decisivo para la gobernabilidad de España y requerirá el esfuerzo de todos... y, en su momento, un voto muy, pero que muy responsable.


frid