viernes, 28 de diciembre de 2007

Desde mi trinchera liberal: Repsol vende YPF a Eskenazi.

28.12.2007.De hombres y ratones



Por: Fernando Ínigo

Con un Moratinos de la Panza en permanente siesta diplomática, y un Zapatero que, cosas del talante y la vida en rosa, rinde la plaza ante el primer soplido, las empresas españolas tienen que capear, solas y como pueden, el temporal populista que está asolando muchos países latinoamericanos.


La venta por parte de Repsol de un 14,9% de YPF al magnate argentino y amigo de los Kirchner, Enrique Eskenazi, más la cesión de una opción de compra de un 10% adicional, se enmarca dentro de esta estrategia defensiva. De supervivencia, más bien. El hecho de que Repsol tuviese, via decretazo, congeladas las tarifas en Argentina desde hace años, y de que la renovación de licencias para explotar los yacimientos dependiensen en última instancia de las autoridades argentinas, junto con los continuos órdagos de los Kirchner, señor y señora, dejando entrever una renacionalización express y a precio de derribo de la petrolera, han hacho insostenible la situación de Repsol en ese país. Con la entrada de un socio local como Eskenazi, Brufau pretende asegurarse un escenario más confortable.

Como consecuencia de lo anterior, Repsol ha llegado forzado a una negociación y con la peor mano. El gran beneficiado, manos que mueven los hilos aparte, es Eskenazi. la venta del 25% de YPF por 2.611 millones de euros, es un auténtico regalo al empresario argentino, teniendo en cuenta que esto supone valorar el 100% de YPF en 10.000 millones de euros. Bastante más pagó en 1999 Repsol por YPF. Además, la mitad de la operación la financia Repsol que se ha vestido de banco para la ocasión. Y eso suele implicar mucha letra menuda y largo me lo fiáis. Parece que los Reyes Magos se le han adelantado a Eskenazi este año. Pero volvemos a lo de antes. Poco más puede hacer Repsol. Aquí el problema es de menú de un solo plato y pase por caja al final, o márchese del garito. O lo tomas o lo dejas. Brufau va a onvertir el ascetismo en categoría.