sábado, 15 de septiembre de 2007

Se admite el recurso contra el Estatuto de Aragón

Se admite el recurso contra el Estatuto de Aragón

El Tribunal Constitucional ha admitido a trámite el recurso de inconstitucionalidad presentado por el Gobierno de La Rioja contra el Estatuto de Aragón, por considerar que puede invadir competencias en materia de agua referidas al río Ebro que corresponden al Estado y que afectan a La Rioja.

En concreto, el recurso presentado por La Rioja el pasado mes de julio hace referencia a los artículos 19 y 72 y a la disposición adicional quinta del Estatuto aragonés, que «pueden entrar en conflicto con las competencias del Estado en materia de agua, representadas en la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) y que afectan a La Rioja», según explicó entonces el jefe de los servicios jurídicos del Ejecutivo riojano, Juan Manuel Criado.
El recurso partió de un dictamen emitido por el Consejo Consultivo de La Rioja el 29 de junio, el cual reflejaba que «tal y como se ha contemplado la gestión del agua en el Estatuto aragonés puede implicar una vulneración del orden constitucional de competencias».
El Gobierno riojano planteó su acción judicial «con un enfoque técnico y jurídico, sin otras consideraciones», y con la única finalidad de «velar por los intereses de nuestra Comunidad autónoma». Con ello, el Gobierno del popular Pedro Sanz pretende que desde el punto de vista técnico, las leyes «se hagan con una cierta calidad y rigor y que luego no den lugar a confusiones y dudas respecto a las competencias de cada uno», según Criado.
El Ejecutivo riojano entiende que Aragón se está atribuyendo unas competencias en la gestión del agua que colisionan con las del Gobierno central y también de forma directa con La Rioja en aspectos como la pesca, la agricultura y los regadíos. Por ello, se mostraba confiado de que el Tribunal Constitucional estimaría «muy probablemente» el recurso presentado, como así ha ocurrido.
El Gobierno de Pedro Sanz ha defendido siempre que la decisión sobre el caudal del Ebro deben tomarla todas las Comunidades autónomas por las que pasa el río, como se hace en el organismo de cuenca encargado, la CHE.
Para La Rioja, las confederaciones son las que garantizan el principio de unidad de cuenca, un sistema que rechaza que se acabe, así como se opone a que haya regiones que se arroguen como propietarias del agua, una postura que juzga «muy insolidaria».